miércoles, octubre 21, 2020
959 495 151 - 607 889 707 ondapunta@gmail.com
NoticiasEducación

Medidas y normas de control y seguridad para evitar el contagio del covid-19 en las aulas

Protocolos cerrados para la vuelta al cole. Andalucía, junto al resto de comunidades autónomas, han alcanzado un acuerdo con el Ministerio de Educación para establecer las medidas y normas de control y seguridad para evitar el contagio del covid-19 en las aulas. De esta manera el calendario escolar se queda como estaba y el curso comienza en Andalucía en las fechas previstas: 1 de septiembre en educación infantil, 10 de septiembre los alumnos de primaria y el 15 de septiembre para los de secundaria y bachillerato.

Mientras, los padres se dividen entre los que esperan que el curso escolar sea presencial, porque no saben cómo conciliarán en caso de que los niños vuelvan y tengan que trabajar desde casa, los que ya se han negado a llevarlos mientras no lo vean claro y los que demandan aún más medidas. Los alumnos, por su parte, han anunciado jornadas de huelga para los primeros días de clase. Con todo este gran follón educativo parece necesario un resumen informativo de cómo va a ser la vuelta al cole en Andalucía:

Normas sanitarias y de seguridad
Para la protección personal de alumnos y personal docente se establecen un conjunto de medidas de seguridad genéricas que cada centro debe seguir. Así, en cada colegio habrá un responsable en el manejo de covid-19, entre cuyas funciones están la comunicación y coordinación con los servicios sanitarios y los servicios de salud pública de su comunidad autónoma.

Cada colegio dispondrá de dispensadores de gel hidroalcohólico para el alumnado a la entrada del centro y en las aulas. También se propone el uso obligatorio de las mascarillas a partir de los seis años y reducir la movilidad de los alumnos y docentes en los centros. En cuanto al distanciamiento social, amén de evitar las aglomeraciones en entradas y salidas, se debe procurar mantener la distancia de al menos 1,5 metros en las interacciones entre las personas en el centro educativo, aunque es tarea difícil, por ejemplo, dentro del aula.

Otras normas recogidas en el documento presentado por el Ministerio de Educación son:
Prohibición de ir al centro si se presenta algún síntoma compatible con covid-19. Nadie que tenga síntomas debe acudir al colegio. Si la detección se produce durante las clases se debe contactar de inmediato con el coordinador covid-19 del colegio.
El alumno con posible covid-19 deberá llevar mascarilla y esperar a sus familiares en un espacio aparte con ventilación, con papelera de pedal con bolsa donde tirar pañuelos y mascarillas. Si el alumno no lleva mascarilla al ser de Infantil, quien le acompañe deberá ir provisto de bata desechable, mascarilla FFP2 y pantalla facial.
El personal que trabaje en el centro educativo reducirá a lo imprescindible su permanencia en el centro promoviéndose la realización telemática de todas aquellas actividades no lectivas que así lo permitan.
En educación infantil y en primer ciclo de educación primaria, la organización del alumnado se establecerá, con carácter general, en grupos de convivencia estable, en cuyo ámbito no se aplicarán criterios de limitación de distancia. Así, se deben evitar aquellas actividades que conlleven la mezcla de alumnado de diferentes grupos de convivencia o clases, así como las que exijan una especial proximidad.
Se apuesta por las clases presenciales al menos hasta 2º de la ESO.
Los eventos deportivos o celebraciones se deben realizar sin asistencia de público.
Hay obligación de mantener una ventilación frecuente de los espacios, al menos durante 10-15 minutos al inicio y al final de la jornada, durante el recreo, y siempre que sea posible entre clases, manteniéndose las ventanas abiertas todo el tiempo que sea posible, y una exhaustiva limpieza del centro. Los comedores, o espacios alternativos habilitados para las comidas, permitirán la distancia interpersonal de al menos 1,5 metros, salvo en el caso de pertenecientes a un mismo grupo de convivencia estable.

Los pupitres y sitios en el comedor deben ser fijos durante todo el año para el alumnado y se garantizará la estanqueidad en el caso de los grupos de convivencia estable.
En los autobuses escolares será obligatorio el uso de mascarilla a partir de 6 años de edad y recomendable en los niños de 3 a 5 años.
La higiene de manos se propone como medida básica para evitar la transmisión, de forma frecuente y meticulosa al menos a la entrada y salida del centro educativo, antes y después del patio, de comer y siempre después de ir al aseo, hasta al menos un mínimo de cinco veces al día. Se debe priorizar en la medida de lo posible la utilización de espacios al aire libre.

El documento marco aceptado por las comunidades autónomas establece que se considera brote cualquier agrupación de 2 o más casos con infección activa en los que se ha establecido un vínculo epidemiológico. Como los escenarios de aparición de los casos de COVID-19 en los centros escolares pueden ser muy variables, la normativa describe qué hacer en tres de los múltiples escenarios posibles:

Brotes controlados o casos esporádicos. Esta situación se puede dar en un único grupo o, simultáneamente, en varios grupos de convivencia estable que sean independientes. Se indicarán actuaciones de control específicas para cada uno de ellos mediante la implementación de las medidas de control habituales: aislamiento de los casos e identificación y cuarentena de los contactos de cada grupo o clase independiente.

Brotes complejos o transmisión comunitaria esporádica. Equivale a detectar casos en varios grupos o clases con un cierto grado de transmisión entre distintos grupos independientemente de la forma de introducción del virus en el centro escolar. En este caso se estudiarán la relación existente entre los casos y se valorará la adopción de medidas adicionales como la ampliación del grupo/s que debe guardar cuarentena, cierre de clases o líneas.

Transmisión comunitaria no controlada. Los servicios de salud pública de las comunidades autónomas realizarán una evaluación de riesgo para considerar la necesidad de escalar las medidas, valorando en última instancia, el cierre temporal del centro educativo. Estas circunstancias epidemiológicas pueden darse en uno o varios grupos de convivencia estable, pertenecientes a una o más de una línea. La implementación de las medidas para el control de estos brotes se realizará de forma proporcional al nivel de riesgo definido por el tipo de brote definido anteriormente.
Intercambio de información y contacto
La guía para la actuación de los centros educativos ante un caso de covid-19 del Ministerio de Educación, establece que deberán contar con una figura de responsable en el manejo del coronavirus, entre cuyas funciones estará la comunicación y coordinación con los servicios sanitarios y los servicios de salud pública de su comunidad autónoma. Existirá un canal de comunicación entre el centro educativo, el centro de salud de referencia y el servicio de prevención del personal docente, con el objetivo de facilitar la resolución de dudas en relación con las medidas de prevención, adaptación y protección necesarias, así como para coordinar las actuaciones sobre las personas trabajadoras docentes con problemas de salud.

Print Friendly, PDF & Email

Deja una respuesta